En la conferencia internacional, que se desarrollará en Ciudad del Vaticano los días 5 y 6 de julio, participa Toni Santamaría, militante de la HOAC y coordinador del Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa (MTCE) en representación del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC), junto con miembros de movimientos populares, de la sociedad civil y religiosa, de las iglesias, científicos, economistas y políticos.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral presidido por el Cardenal Turkson, con ocasión del tercer aniversario de la encíclica Laudato si’ y preocupado “por el estado precariedad” de la casa común, convoca un diálogo que pueda atender esta urgencia escuchando “tanto el grito de la tierra como el grito de los pobres”, para “distanciarse del paradigma tecnocrático” y de su cultura del descarte e impulsar un gran “movimiento masivo” a favor del cuidado del planeta, según se relata en la convocatoria. Todo ello con un enfoque ecológico integral que ofrezca respuestas, “líneas de acción concretas y participativas”, tanto para implicarnos a nivel personal como colectivamente desde lo local a lo internacional y teniendo en cuenta criterios éticos, económicos, financieros o políticos. El Dicasterio que atiende la “humanidad sufriente” vuelve a priorizar la atención a las víctimas para avanzar en líneas de acción que implique “a todas las personas de buena voluntad”.

EL TRABAJO Y LAS ORGANIZACIONES DE TRABAJADORES EN EL CENTRO DE UN DESARROLLO INTEGRAL Y SOSTENIBLE

1. El encuentro de organizaciones sindicales convocado por el Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, abre nuevas y esperanzadoras perspectivas para la reflexión y la contribución compartida de los movimientos de trabajadores a las sociedades contemporáneas.

2. Su desarrollo ha estado basado en un análisis desde las diferentes regiones del mundo hoy, desde la realidad de los trabajadores, las ciencias sociales, los estándares internacionales, el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, desde la Rerum novarum a la Laudato si’.

3. Este encuentro ha hecho posible identificar, que el actual modelo de globalización ha fallado a la gente trabajadora y ha resultado en niveles históricos de desigualdad, que combinados con la digitalización y el cambio climático, presenta numerosos aspectos preocupantes. Entre ellos el debilitamiento de la legislación laboral y las regulaciones de los gobiernos, el comercio injusto, la financiarización de la economía y la fe ciega en la tecnología como una solución a los problemas de la organización social. El incremento de la robotización, el individualismo, la desigualdad, la precariedad, el desempleo masivo, la pobreza y el fenómeno de la exclusión y el descarte de las personas están poniendo la “casa común” en riesgo. Estas tendencias presentan serios desafíos tanto para los actores sociales como institucionales y en particular para el mundo del trabajo.

En pleno siglo XXI, tiempo en que lo contemporáneo envejece rápido, era en que las diversas sociedades en el planeta mundo (tierra) se pluralizan, globalizando lo tradicional y lo no tradicional, en que el capitalismo consume las ideologías de los que luchan por la tierra como espacio común, en que el mal del siglo es la soledad y el individualismo, en que las tecnologías a veces no son tan tecnológicos, en que vemos en el día a día de los seres humanos que el “ser” mujer aún es ser tratada como un objeto. ¿Qué es civismo?

El ser mujer en las diferentes sociedades lleva en el interior de cada persona un mundo político, social, cultural y económico frágil, valiente, honesto, filosófico, osado y contradictorio de existencia cuando lo comparamos al ser hombre. La benevolencia no estuvo cerca de la historia del mundo femenino en ninguna época y mucho menos en el periodo actual, la sociedad de los machistas inconsecuentes es muy superior y sigue ofuscando amargamente los avances conseguidos hasta ahora por la toma de conciencia del empoderamiento en la búsqueda de espacios, que fueron conseguidos a través de actividades políticas llevadas adelante con bastante maestría, aunque con muchas dificultades. ¿No es la reivindicación de los derechos un deber natural e inherente a cualquier ser humano?

 

El Consejo Internacional del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC) y el Grupo coordinador del MTCE (Movimiento de trabajadores cristianos de Europa) se reúnen en Ávila, antes de la Asamblea General que se realizará en España el próximo mes de julio.

Estos órganos de representación y dirección del MMTC y el MTCE se reúnen, del 29 de enero al 2 de febrero (MMTC) y del 2 al 5 de febrero (MTCE), en la Universidad de la Mística de Ávila.

Con un doble objetivo: La preparación de la próxima Asamblea General; y la convocatoria del Seminario Internacional «La construcción de una sociedad solidaria, la dignidad humana y el derecho al trabajo».

La primera parte de la agenda de trabajo del Consejo del MMTC, dialogará sobre las tareas y actividades ejecutadas durante el 2016: la evaluación de seminarios en América Central, Asia, África del Este y Europa; los distintos instrumentos que articulan la política de comunicación del MMTC; la campaña «0,5 céntimos»; la Jornada Mundial por el Trabajo Decente del 7 de octubre; la participación y los acuerdos del Encuentro Mundial de Movimientos Populares con el Papa; para finalizar con los preparativos de la próxima Asamblea General de 18 al 21 julio de 2017.